jueves, 31 de marzo de 2011

Sobre "La virtud del momento"





"No prólogo defendiamos que: “Si la poesía tuviese que recibir un nombre, este sería esperanza. Sería esperanza porque nos recuerda cuánta belleza existe aún en el universo, cuántos momentos-canto podemos celebrar los humanos, cuántos instantes son capaces de transportarnos más allá de lo visible. La lírica es, por tanto, nostalgia del futuro. La obra de Ana Baliñas es, según sus propias palabras, un trampolín “para decir adiós a la topera”, es, en sí misma, una encarnación de la esperanza, una prueba irrefutable de que un tiempo y un mundo mejores son posibles a través de la belleza.
La poesía nos traslada al paraíso por eso, después de haber entrado en él, de haber perpetuado el contrapecado original ya no podemos dejar de sentirlo, ya no podemos impedir que transite con un atrevimiento gozoso e íntimo, ya no podemos vivir sin la apremiante esperanza de “un nuevo verso” por tanto, la última página de este libro es el comienzo de la nostalgia del texto que vendrá y estoy seguro de que la autora no se atreverá a defraudarnos.

Salvador Castro Otero


Para leer íntegro: Un mar de cercanías. La virtud del momento

2 comentarios:

  1. Que el "próximamente" de Los sueños, La mala orilla y La Huída, sea realmente próximo...

    ResponderEliminar